Enfermeras a Domicilio

Asistencia Sanitaria

Autor: a 30 enero, 2012 @ 15:30

La parada cardiorespiratoria es una situación crítica con la que podemos encontrarnos en cualquier momento y circunstancia. Tanto es posible que debamos asistir a un familiar, como a un compañero de trabajo, como a un desconocido en la calle.

Los problemas cardiacos son la principal causa de muerte en el mundo (infarto). La parada cardiaca súbita es responsable de más del 60% de las muertes de adultos por enfermedad cardiaca. Estas estadísticas nos demuestran la alta probabilidad que tenemos, a lo largo de la vida, de encontrarnos ante una situación de parada cardiaca. Por lo tanto sería muy interesante que el mayor número posible de ciudadanos tuviera formación o nociones para abordar esta situación, es decir, saber llevar a cabo la Resucitación Cardio Pulmonar (RCP).

La RCP inmediata puede doblar o triplicar la supervivencia. Por lo tanto cuanto antes se empiecen las maniobras de resucitación en una parada cardiaca, más opciones de supervivencia tendrá la víctima, y menores serán los riesgos de la aparición de secuelas tras su recuperación.

Cualquier persona entrenada puede llevar a cabo las maniobras de resucitación. A continuación se detalla la técnica de RCP:

Primeros auxilios resucitacion RCP

1. Asegúrese de que usted, la víctima y cualquier testigo están seguros.

2. Compruebe la respuesta de la víctima:

• sacuda suavemente sus hombros y pregunte en voz alta: “¿Se encuentra bien?”

3. Si responde:

• déjelo en la posición en la que lo encontró, siempre que no exista mayor peligro.

• trate de averiguar qué problema tiene y consiga ayuda si se necesita.

• reevalúelo con regularidad.

Si NO responde:

grite pidiendo ayuda

  •  coloque a la víctima boca arriba y luego abra la vía aérea usando la maniobra frente-mentón (coloque su mano sobre la frente e incline suavemente su cabeza hacia atrás; eleve el mentón con la yema de sus dedos bajo el mentón de la víctima)

4. Manteniendo abierta la vía aérea, vea, oiga y sienta la respiración:

• vea el movimiento del pecho;

• oiga en la boca de la víctima los ruidos respiratorios;

• sienta el aire en su mejilla;

• decida si la respiración es normal, anormal o no existe.

En los primeros minutos de una parada cardiaca, una víctima puede estar respirando apenas o presentar boqueadas, lentas y ruidosas. No confunda esto con la respiración normal. Vea, oiga y sienta durante no más de 10 segundos para determinar si la víctima está respirando normalmente. Si tiene alguna duda acerca de si la respiración es normal, actúe como si no fuese normal.

5a. Si respira normalmente:

• colóquelo en la posición de recuperación (de lado)

• envíe o vaya a por ayuda – llame al 112 o al número local de emergencia solicitando una ambulancia;

• continúe valorando que la respiración se mantiene normal.

5b. Si la respiración no es normal o está ausente:

• envíe a alguien por ayuda; o si está solo, utilice su teléfono móvil para alertar al servicio de emergencias – deje sola a la víctima únicamente cuando no haya otra opción;

• inicie la compresión torácica como sigue:

  1. arrodíllese al lado de la víctima;
  2. coloque el talón de una mano en el centro del pecho de la víctima; que es la mitad inferior del hueso central del pecho de la víctima o esternón
  3. coloque el talón de la otra mano encima de la primera, entrelace los dedos de sus manos y asegúrese de que la presión no se aplica sobre las costillas de la víctima. Mantenga sus brazos rectos. No haga presión sobre la parte alta del abdomen o la parte final del esternón (hueso central del pecho).
  4. colóquese verticalmente sobre el pecho de la víctima y presione hacia abajo sobre el esternón al menos 5 cm (pero no más de 6 cm);
  5. después de cada compresión, libere toda la presión sobre el pecho sin perder contacto entre sus manos y el esternón; repita a una velocidad de al menos 100 por min (pero no más de 120 por min)
  6. la compresión y descompresión debieran durar el mismo tiempo.

6a. Combine las compresiones torácicas con respiraciones de rescate (boca a boca)

• Después de 30 compresiones, abra la vía aérea de nuevo usando la maniobra frente-mentón.

• Pince la parte blanda de la nariz cerrándola, usando el dedo índice y el pulgar de la mano que tiene sobre la frente.

• Permita que la boca se abra, pero mantenga el mentón elevado.

• Inspire normalmente y coloque sus labios alrededor de la boca, asegurándose de que hace un buen sellado.

• Saque el aire insuflándolo firmemente en el interior de la boca mientras observa que el pecho se eleva, durante alrededor de 1 segundo como en una respiración normal; esto es una respiración de rescate efectiva.

• Manteniendo la maniobra frente-mentón, retire su boca de la víctima y observe que el pecho desciende conforme el aire sale.

• Tome aire normalmente otra vez y sople en la boca de la víctima una vez más para conseguir un total de dos respiraciones de rescate efectivas. Las dos respiraciones no debieran tomar más de 5 segundos en total. Luego retorne sus manos sin retraso a la posición correcta sobre el esternón y dé 30 compresiones más.

• Continúe con las compresiones torácicas y las respiraciones de rescate en una relación de 30:2.

• Pare para reevaluar a la víctima sólo si comienza a despertarse: se mueve, abre los ojos y respira normalmente. En otro caso, no interrumpa la resucitación.

Si su respiración de rescate inicial no hace que el pecho se eleve como en una respiración normal, entonces, antes de su siguiente intento:

• mire dentro de la boca de la víctima y resuelva cualquier obstrucción;

• reevalúe que la maniobra frente-mentón es adecuada;

• no intente más de dos respiraciones cada vez antes de volver a las compresiones torácicas.

Si está presente más de un reanimador, otro reanimador debería reemplazar la ejecución de la RCP cada 2 minutos para evitar la fatiga. Asegúrese que la interrupción de las compresiones torácicas es mínima durante el relevo de los reanimadores.

6b. La RCP con-sólo-compresiones-torácicas puede usarse como sigue:

• si usted no está entrenado o no desea dar respiraciones de rescate (boca a boca), dé sólo compresiones torácicas;

• si sólo se dan compresiones torácicas, éstas deberían ser continuas, a una velocidad de al menos 100 por min (pero no más de 120 por min).

7. No interrumpa la resucitación hasta que:

• llegue ayuda profesional y le reemplace; o

• la víctima comience a despertar: se mueva, abra los ojos y respire normalmente; o

• usted quede exhausto

 

Información extraída de:

Guías para la Resucitación 2010 del Consejo Europeo de Resucitación (ERC).

 

Tags: , , , ,

Catogorías: Primeros auxilios

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
WhatsApp chat